Música original para banda Iker Martín Vicent Egea 28/03/2016

Clásico y moderno

 

Domingo, 28 de Febrero de 2016. Teatro Gayarre de Pamplona. Iker Martín, saxofones. Banda de Música La Pamplonesa. Josep Vicent Egea, director. Aaron Copland: Fanfarria para el hombre corriente, (1942). Koldo Pastor: Concierto para saxofones y banda de concierto, (2015, estreno absoluto). Jan van der Roosst: Dynamic, (1997). Andrés Valero: Fa-ra-ri-ri-rá, (2003). Frank Tichely: Vesubio, (1999). Concierto ofrecido por la Banda de Música La Pamplonesa.

 

La Banda de Música La Pamplonesa regresaba al Teatro Gayarre, en una cita dominada por la música originalmente escrita para conjunto de viento. El programa no sólo incluía obras de algunos de los autores habituales en estos casos, (van der Roost, Andrés Valero), sino también un estreno de un compositor cercano a nosotros, como Koldo Pastor, y una obra de Aaron Copland, autor frecuente en los programas de La Pamplonesa por medio de sus obras orquestales. Aunque todas ellas beben del repertorio histórico más o menos explícitamente, tratan esa relación con el pasado tomando en cuenta los lenguajes musicales más renovadores de las respectivas épocas.

La matiné se iniciaba con la Fanfarria para el hombre corriente, obra escrita por Aaron Copland en homenaje a los soldados aliados combatientes en la Segunda Guerra Mundial, de carácter espectacular y grandioso. No fue éste sin embargo el aspecto más desarrollado por Vicent Egea, que propuso una interpretación muy sobria y equilibrada, sin cargar las tintas en una obra de por sí cuajada de múltiples connotaciones de tipo nacionalista.

A continuación, llegaba la obra más esperada de la sesión. El Concierto para saxofones y banda de concierto de Koldo Pastor es una obra de mediana extensión, dividida en los tres movimientos habituales. El lenguaje es impresionista, como reconoce el propio autor, y centra la atención del espectador en un segundo movimiento especialmente inquietante. Por lo demás, la obra expone mucho a un solista que debe manejar algunos efectos de técnica extendida, frasear con fluidez y dotar de sentido a una dramática cadencia al final del tercer movimiento. Iker Martín mostró que cumple sobradamente estos requisitos y se apoyó en un Vicent Egea que acompañó con seguridad y convicción.

La segunda parte se iniciaba con Dynamic, una obra brillante y por momentos calculadamente mecanicista que La Pamplonesa resolvió con la brillantez deseada, pero las dos obras finales del concierto dominaron la segunda parte. Aunque ya conocíamos otras obras de Andrés Valero (Polifemo ha sido interpretada por la Banda del Conservatorio Superior), nos sorprendió nuevamente la imaginación de este compositor valenciano en Fa-ra-ri-ri-rá. La obra se basa en la canción “Teresica hermana” de Mateo Flecha el Viejo (el título está tomado del texto de dicha canción). Tras un comienzo expresionista, es especialmente interesante la manera en que los metales presentan envueltos en una neblina los últimos compases de la obra de Flecha. Josep Vicent Egea mostró todo este proceso con mano maestra, pero ahorrando energías para la obra que estaba por llegar.

Vesubio de Frank Tichely es una obra de gran fuerza rítmica que pretende describir los devastadores efectos de la erupción del volcán homónimo causante de la destrucción de Pompeya y Herculano en el año 79. Más allá de la brillantez de la escritura, esta obra necesita una tensión continuada, y tanto La Pamplonesa como Vicent Egea supieron dar a la obra la energía y el primitivismo, deudores de La consagración de la primavera, necesarios para llevarla a término.

En conjunto, fue un concierto de gran interés, lleno de obras brillantemente escritas para banda de concierto entre las que se contaba un estreno absoluto de Koldo Pastor, que esperamos tenga recorrido. Fue una nueva demostración de que no hay que temer por sistema la música escrita en nuestro tiempo.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *