Jolivet Giménez Javier Eguíllor Orfeón Juvenil Cristóbal Soler 31/03/2016

Contrastes

 

Jueves, 31 de Marzo de 2016. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Javier Eguíllor, percusión. Coro Juvenil del Orfeón Pamplonés. Juan Gaínza, director del coro. Orquesta Sinfónica de Navarra. Cristóbal Soler, director. André Jolivet: Concierto para percusión y orquesta, (1958). Reveriano Soutullo y Juan Bert: La leyenda del beso: Intermedio, (1924). Amadeo Vives: Doña Francisquita: Coro de románticos, (1923). Reveriano Soutullo y Juan Bert: La del soto del parral: Coro de enamorados, (1927). Gerónimo Giménez: La Tempranica: Selección, (1900). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2015-2016.

 

El concierto que nos ocupa era, en algunos aspectos, bastante particular. Su conformación, a base de dos partes muy diferenciadas por su estilo y que difícilmente podían componer un todo armónico, era bastante infrecuente en relación con los programas a los que hoy estamos acostumbrados, que tienden a buscar un punto de unión. El concierto se iniciaría con una obra infrecuente de un compositor del siglo XX de cierta importancia, y se terminaría con música de zarzuela, contando con el Coro Juvenil del Orfeón Pamplonés, una agrupación que, con toda justicia, se está haciendo un hueco cada vez mayor en el panorama musical de la ciudad. Evidentemente, el público de la Orquesta Sinfónica de Navarra, por naturaleza bastante conservador, esperaba legítimamente la segunda mitad del concierto, que fue recibida con gran éxito, pero eso no significa que lo escuchado anteriormente careciera de interés.

El compositor francés André Jolivet (1905-1974) no es ningún desconocido entre los amantes de la música del siglo XX o los intérpretes de instrumentos con poca literatura solista propia, como la trompeta. Su Concierto para percusión y orquesta se divide en cuatro movimientos de carácter muy variado. Tanto en el primero como en el último los juegos rítmicos son una constante, algo que nos hace recordar al Stravinsky neoclásico, pero en el segundo movimiento hay resonancias jazzísticas, gracias a los sensualísimos solos de saxofón en combinación con el vibráfono. El solista es probado en una gran variedad de instrumentos, incluyendo timbales, xilófono, cencerros, etc., en una labor que requiere dominio técnico y cualidades expresivas. Javier Eguíllor demostró conocer la partitura a la perfección, empleándose a fondo junto con una orquesta en buena forma conducida por un Cristóbal Soler asimismo implicado en la tarea. Los aplausos, no especialmente entusiastas, se vieron correspondidos por una pequeña demostración de las capacidades melódicas de los timbales.

La segunda parte de la velada consistió en selecciones de algunas de las zarzuelas más conocidas del repertorio compuesto a partir de 1900. De todo lo escuchado, quizá lo más novedoso fue la selección de La Tempranica, en particular ese coro masculino tan deudor de El cazador furtivo de Weber (como recuerda Mar García Goñi en sus notas al programa); por una vez, no escuchamos ese célebre zapateado que tantas grandes cantantes han divulgado por todo el mundo. Naturalmente, eran en general piezas apreciadas y queridas por un público que se encontró en su elemento e interpretadas por un director como Cristóbal Soler que, como sabemos, es un gran especialista en el género y presentó la música con toda seriedad. Particularmente interesante fue la solemnidad de la sección final del Intermedio de La leyenda del beso. El Coro Juvenil del Orfeón Pamplonés no destacó tanto por su volumen como por su entusiasmo, disciplina y capacidad de adaptación.

En conjunto, fue un concierto muy interesante por el descubrimiento de la obra de Jolivet y por las interpretaciones de selecciones de zarzuela de la segunda parte. A la propuesta le faltaba equilibrio, pero la zarzuela siempre goza del favor popular y escuchar a un coro formado por voces jóvenes siempre es estimulante.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *