Brahms Mendelssohn Orfeón Pamplonés Antoni Wit 10/06/2016

Mendelssohn sobresaliente

 

Viernes, 10 de Junio de 2016. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Raquel Logendio, soprano. Clara Mouriz, mezzosoprano. Agustín Brunell-Friend, tenor. Orfeón Pamplonés. Igor Ijurra, director del coro. Orquesta Sinfónica de Navarra. Antoni Wit, director. Johannes Brahms: Obertura trágica, Op. 81, (1880). Nänie de Friedrich Schiller, Op. 82, (1881). Felix Mendelssohn: Sinfonía número 2 en Si bemol mayor, Op. 52, (Canto de alabanza), (1840). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2015-2016.

 

Hay algunas obras sinfónicas que se adueñan del concierto en el que son programadas, y la Segunda Sinfonía de Mendelssohn es un claro ejemplo. La obra fue compuesta en 1840 para conmemorar el cuarto centenario de la invención de la imprenta de tipos móviles por Johannes Gutenberg, el compositor alemán aprovechó la ocasión para presentar una sinfonía de gran extensión, (comparable con la Novena Sinfonía de Beethoven, superando la hora de duración), con participación de solistas, coro y orquesta. La sección coral, que ocupa dos tercios de la obra, es además un clarísimo homenaje a la doctrina luterana y a la tradición musical a ella aparejada, particularmente a Schütz y a Bach. La construcción de la cantata es enteramente barroca, con sus recitativos, arias, dúos, coros con elaborado trabajo contrapuntístico, y naturalmente un imponente coral, (“Nun danket alle Gott”). En definitiva, se trata de una obra intensa y de discurso muy amplio, que merece ocupar un programa en solitario. Así se evita que buena parte del público aplaudiera al final de un movimiento de conclusión excesivamente enfática en manos de Wit, (algunos espectadores empezaban incluso a marcharse, creyendo que la obra concluía), cuando de hecho no se habían escuchado aún las tres últimas secciones de la cantata.

En todo caso, la interpretación de Antoni Wit fue espléndida. Ya desde el comienzo, se advirtió que el director polaco no iba a regatear ninguno de los pasajes más grandiosos de la obra, pero también supo aprovechar los momentos de mayor lirismo, especialmente en las secciones instrumentales. En particular, fue muy lograda la tercera de ellas, ese Adagio religioso reflejo del penúltimo movimiento de la Quinta Sinfonía. Aunque el contrapunto de tipo bachiano no siempre fue mostrado con claridad en el primer movimiento, todo ello mejoró claramente en la cantata, magníficamente trazada.

Los tres solistas vocales, no citados en el programa de mano, hicieron un buen papel general. Raquel Logendio, con su voz fresca y luminosa, destacó por su calidad de fraseo. Lo mismo puede predicarse de Agustín Brunell-Friend, aunque seguramente le falta potencia a la voz para imponerse en las últimas filas sobre la orquesta. Clara Mouriz, finalmente, también realizó un buen trabajo, pero quizá no llegó al nivel de sus compañeros. Por último, el Orfeón Pamplonés realizó una labor magnífica. Siempre seguro, muy empastado y rotundo cuando fue necesario, contribuyó en buena parte al éxito de la interpretación, y fue ovacionado al final con toda justicia.

Ante una obra como la Segunda Sinfonía de Mendelssohn, no es necesario añadir nada más, pero no podemos ignorar lo ocurrido en la primera parte del concierto. Antoni Wit destapó el tarro de las esencias con una versión magnífica, de extraordinario empuje, de la Obertura trágica de Brahms. Después, se escuchó una interpretación de Nännie de Friedrich Schiller, del mismo compositor, con dirección de Wit a buen nivel y un Orfeón Pamplonés correcto, pero sin la exactitud en la afinación ni la confianza que desplegaría más tarde.

En conjunto, fue un cierre de temporada por todo lo alto, sobre todo gracias a una interpretación de sobresaliente de la sinfonía de Mendelssohn. Confiamos en escuchar muchos conciertos de nivel comparable a lo escuchado en esta obra a partir de Septiembre.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *