Bernstein Prokofiev Jenifer Koh Juraj Valcuha 14/06/2016

El otro Bernstein

 

Martes, 14 de Junio de 2016. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Jenifer Koh, violín. Orquesta Sinfónica de Euskadi. Juraj Valcuha, director. Leonard Bernstein: Serenata, (1954). Sergei Prokofiev: Sinfonía número 5 en Si bemol mayor, Op. 100, (1944). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Euskadi 2015-2016.

 

Hace algunas semanas, comentábamos un concierto de la Banda Pamplonesa en el Teatro Gayarre conducido por Josep Vicent Egea. En aquella ocasión, la agrupación ofrecía una selección de los musicales más celebrados de Leonard Bernsstein, consiguiendo un importante éxito de público con una serie de interpretaciones extraordinarias. Ya entonces recordábamos a nuestros lectores que Leonard Bernstein compuso otras obras puramente concertantes, mucho más ambiciosas, por las cuales al compositor estadounidense le habría gustado ser recordado y que él mismo tanto se esforzó en divulgar. No es habitual escuchar en España ninguna de estas obras, pero la Orquesta Sinfónica de Euskadi ha programado esta temporada la Serenata, una obra de juventud del músico estadounidense con forma de concierto para violín y orquesta.

La composición se divide en cinco movimientos, que reflejan las diferentes secciones del diálogo El banquete de Platón, en el que varios personajes intercambian opiniones sobre la verdadera naturaleza del amor. Bernstein aprovecha para crear una obra muy colorista en la orquestación, diversa en cuanto a variedad de caracteres y ecléctica en cuanto a lo que influencias musicales se refiere. En el último movimiento, por ejemplo, hay algún atisbo jazzístico y se pueden apreciar los juegos rítmnicos habituales en las obras de Bernstein. La composición fue concebida en su momento paraque la interpretara Isaac Stern, un violinista que, en aquellos años, se contaba entre los mejores del mundo. Aquí escuchábamos a Jenifer Koh, una solista que demostró un sonido igualmente penetrante y que ofreció momentos de gran lirismo, particularmente en el sensualísimo segundo movimiento. Juraj Valcuha, un director joven muy prometedor, supo muy bien lo que debía hacer con la obra; sacó a la luz todos sus contrastes y ofreció una versión muy comunicativa, muy en la línea de lo que hacía el propio compositor cuando interpretaba sus obras. Los aplausos no fueron especialmente intensos, y por eso Koh no ofreció una propina que habría sido muy bienvenida.

Al contrario que la obra de Bernstein, la Quinta Sinfonía de Prokofiev es obra bastante conocida, incluso en Pamplona. Ernest Martínez-Izquierdo la ofreció hace algunos años con la Sinfónica de Navarra, obteniendo buenos resultados. La obra fue escrita casi al final de la Segunda Guerra Mundial, y tal como nos recuerda Mikel Chamizo en las notas al programa, es una composición optimista que celebra la vertiente más positiva y heroica del ser humano. Juraj Valcuha pareció entenderlo así, pero quizá no advirtió los demás matices que pueblan esta sinfonía especialmente compleja. Los movimientos pares resultaron en general magníficos,  plenos de sentido del humor y mordacidad. Seguramente lo mejor fue la coda del Finale; pocas veces hemos escuchado esa sección reproducida con un mecanicismo tan acertado. Sin embargo, los dos movimientos impares piden más atención. El primer movimiento fue tomado con cierta presteza, casi con precipitación, y por eso le faltó cierta solemnidad; Leonard Bernstein en su última época ofreció un claro ejemplo de lo que se debe hacer. Al tercer movimiento igualmente le faltó poso y sentido de la tragedia. A buen seguro, Valcuha pulirá su concepción de esta obra en años próximos.

Con todo, fue un concierto de gran interés, sobre todo por la interpretación de la Serenata de Bernstein; así cierra la Sinfónica de Euskadi su temporada de abono. Esperamos con expectación la temporada próxima, llena de conciertos de gran interés.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *