Lindberg Bizet Chen Alevi Ernest Martínez-Izquierdo 16/10/2015

Exhibición de un virtuoso

 

Viernes, 16 de Octubre de 2015. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Chen Alevi, clarinete. Orquesta Sinfónica de Navarra. Ernest Martínez-Izquierdo, director. Magnus Lindberg: Concierto para clarinete y orquesta, (2002). Georges Bizet: La arlesiana: Suite número 1, (1872). La arlesiana: Suite número 2, (recopilada por Ernest Giraud a la muerte de Bizet), (1872). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2015-2016.

 

El programa del concierto que nos ocupa era muy curioso. No es frecuente en nuestro tiempo mezclar en un concierto dos obras que poco tienen que ver entre sí. Incluso el hilo conductor planteado en  las notas al programa (hacer notar que tanto Lindberg como Bizet buscaban un universo particular para la música de sus respectivos países), parece escaso en relación con las diferencias estéticas, realmente profundas, entre ambos compositores y, por otra parte, sus puntos de inspiración son asimismo muy diferentes.

En la práctica, buena parte del público acudía al concierto con la determinación de escuchar las suites de La arlesiana de Bizet y recrearse en su belleza sencilla y refinada, mientras que otros esperábamos con ansia escuchar el concierto de Lindberg, y lo que un defensor tan convencido del compositor finlandés como Ernest Martínez-Izquierdo hacía con la obra.

El Concierto para clarinete de Magnus Lindberg no es, después de todo, tan vanguardista como pudiera parecer. Está escrito en un único movimiento dividido en varias secciones muy contrastantes entre sí. Hay rasgos de escritura impresionista en el inicio de la obra, y posteriormente se van creando clímax cada vez más expresionistas y dramáticos. El clarinete se integra en el conjunto orquestal y dialoga frecuentemente con los solistas de la madera, en particular con el primer atril de clarinete de la orquesta. Cerca del final, una cadencia enormemente virtuosa obliga al solista a desplegar algunos recursos extendidos del clarinete, incluyendo multifónicos. Ciertamente, era un reto muy complicado, para el que afortunadamente se contó con Chen Alevi. Dejando al margen las opiniones sobre la obra (a nosotros nos pareció extraordinaria), el dominio de Alevi sobre su instrumento resultó patente para todos, igual que su extraordinaria musicalidad. Sin problemas con las agilidades, supo asimismo frasear y dialogar con la orquesta de la manera adecuada, contribuyendo a crear el clima necesario. Se notó que Ernest Martínez-Izquierdo conoce y aprecia esta estética, y es difícil imaginar una interpretación más acabada y perfecta. Al final, incluso los miembros de la orquesta se unieron a las ovaciones a un solista que ofreció como propina tres miniaturas para dos clarinetes junto con Javier Inglés, que actuaba como primer clarinete de la orquesta.

La interpretación de las dos suites de La arlesiana de Bizet, muy artesanal y llena de oficio, no alcanzó un nivel tan alto. A Ernest Martínez-Izquierdo le faltó algo más de disciplina en el control de las transiciones de tempo y no pudo limar algunas asperezas, que redujeron el refinamiento y el cuidado extremo de la escritura de Bizet. Tal vez el punto más alto de la interpretación fue el comienzo del Preludio, impetuoso y decidido. El momento más discutible fue posiblemente el Intermedio de la Segunda suite, que podía haber resultado mucho más humanista y evocador. Al final, la brillantez de la Farándula contagió a un público dispuesto a aplaudir, y Ernest Martínez-Izquierdo decidió, con muy buen criterio, repetirla para disfrute de todos.

En conjunto, fue un concierto cuyo mayor interés musical fue el Concierto para clarinete y orquesta de Magnus Lindberg, y sobre todo por la actuación de un solista extraordinario y perfectamente conocedor de todos los recursos del instrumento. No todos los días se puede escuchar a uno de los mejores clarinetistas del mundo tocando su repertorio natural.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *