Dvorák Brahms Orfeón Pamplonés Antoni Wit 29/05/2015

Brahms sobre todo

 

Viernes, 29 de Mayo de 2015. Auditorio y Palacio de Congresos Baluarte de Pamplona. Ewa Viegas, soprano. Marina Rodríguez Cusí, mezzosoprano. Javier Tomé, tenor. Jose Antonio López, barítono. Orfeón Pamplonés. Igor Ijurra, director del coro. Orquesta Sinfónica de Navarra. Antoni Wit, director. Antonin Dvorák: Misa en Re mayor, Op. 86, (versión para cuatro solistas, coro y orquesta del propio compositor realizada en 1893), (1887). Johannes Brahms: Canción del destino para coro y orquesta, Op. 54, (1871). Antonin Dvorák: Te Deum, Op. 103, (1892). Concierto inscrito en la temporada de abono de la Orquesta Sinfónica de Navarra 2014-2015.

 

El concierto que nos ocupa era especial. De entrada, se trataba del último concierto de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Navarra. La participación del Orfeón Pamplonés añadía sin duda expectación al evento. Además, el concierto serviría de base para una grabación comercial de parte del programa y se incluían dos obras de Antonin Dvorák que se interpretan muy pocas veces y suponían para muchos una novedad absoluta. Con todo, nos quedaba por nombrar un protagonista del programa que terminó por imponerse a todo lo anterior, y éste no fue otro sino Johannes Brahms.

El concierto se abrió con la Misa en Re mayor de Antonin Dvorák, una obra bien construida que demuestra un gran conocimiento de las composiciones en este género de Haydn, Mozart y Schubert. Nosotros destacamos los momentos de carácter más lírico, como el Benedictus y el final del Agnus Dei, pero el conjunto de la misa termina por sonar algo convencional. Antoni Wit subrayó este aspecto quizá en exceso, sobre todo en un Kyrie que podía haber ganado con un tempo algo más ligero, pero el conjunto de la interpretación resultó eficaz. Los cuatro solistas vocales realizaron un muy buen trabajo en conjunto, aunque el tenor Javier Tomé mostró más amplitud vocal que capacidad de matización del texto. Tras algunas dudas iniciales, básicamente en el Kyrie y el Gloria, el Orfeón Pamplonés se ajustó al concepto propiciado por la batuta.

La otra obra poco escuchada de Dvorák era el Te Deum, una composición grandiosa y espectacular que muestra en mucha mayor medida al compositor que conocemos por las sinfonías y las obras de carácter más eslavo; aquí destaca sobre todo ese extraordinario final, una marea sonora que crece y no cede hasta el último compás. A estas alturas del concierto, el Orfeón Pamplonés ya había entrado en acción y ofreció una gran actuación. Tanto Ewa Viegas como Jose Antonio López mostraron excelente sentido dramático, algo muy importante en esta obra, como también ofreció pulso y sabiduría teatral la dirección de Antoni Wit. Los aplausos del público, sonoros y largos, fueron elocuentes.

Pero si hemos de quedarnos con algo, lo haríamos antes con la versión de la Canción del destino de Brahms. Esta pieza breve, tan asociada por escritura y mensaje al Requiem alemán, fue tomada por Antoni Wit con extraordinaria concentración, tomando tiempos en general muy lentos en las secciones extremas. En particular, en esos momentos se consiguió emanar ese sentido de paz espiritual, más manifiesto aún gracias a la densidad del sonido orquestal. El contraste con la sección más dramática resultó asimismo muy logrado. El Orfeón Pamplonés supo satisfacer las demandas de la partitura y el director, algo nada sencillo, y completó una interpretación claramente superior a la versión, algo más convencional dadas las circunstancias (la otra obra del programa era la Novena Sinfonía de Beethoven), que los mismos intérpretes realizaron hace cuatro años.

En conjunto, quien esto escribe fue al concierto a descubrir dos obras infrecuentes de Antonin Dvorák, pero terminó rindiéndose a la evidencia de una interpretación extraordinaria de la Canción del destino de Brahms. Por momentos como éste merece la pena asistir a conciertos en directo.

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *