Recital Julia Lezneva Michael Antonenko 24/02/2014

Una gran artista

 

Domingo, 23 de Febrero de 2014. Teatro Gayarre de Pamplona. Julia Lezneva, soprano. Michael Antonenko, piano. Obras de Antonio Vivaldi, Georg Friedrich Händel, Nicola Porpora, Wolfgang Amadeus Mozart, Gioachino ossini, Vincenzo Bellini y Franz Schubert. Concierto inscrito en el Ciclo de Grandes Intérpretes organizado por la Fundación Municipal Teatro Gayarre 2013-2014.

 

El nombre de Julia Lezneva no es desconocido para los habituales en el repertorio barroco. La soprano rusa había realizado algunas actuaciones destacadas en escenarios importantes ya desde el año 2010, pero su primer disco de arias en solitario grabado para Decca y publicado el año pasado le ha llevado al estrellato definitivo. Las grandes revistas han alabado sus calidades vocales, y su presencia en Pamplona en este ciclo de Grandes Intérpretes debía considerarse, al menos a priori, como un lujo, pero también suponía la oportunidad de comprobar hasta qué punto eran justificadas esas alabanzas, más aún cuando buena parte del repertorio estaba conformado por las arias a las que esta cantante debe su fama.

En efecto, Julia Lezneva es una magnífica intérprete. Para empezar, dispone de una voz más amplia de lo habitual entre las especialistas en la música barroca, algo que siempre es de agradecer. La técnica de canto es extraordinaria, y la capacidad para resolver todo tipo de agilidades, coloraturas y adornos es la propia de los mejores cantantes de hoy. Pero sin duda es el fraseo y el extraordinario fiato lo que hacen de Lezneva una de las grandes figuras del canto actual.

Así, en la primera parte ofreció un surtido de páginas barrocas y de Mozart, alternando entre páginas de bravura y de carácter más lírico. Si al comienzo del aria vivaldiana la soprano no se encontró todavía en plenitud, en la página de Porpora demostró que había entrado finalmente en acción. Pero donde la cantante más destacó fue en el aria de Händel, una delicia por la sutil delineación del fraseo, y en las secciones del Exsultate, jubilate de Mozart, exquisitamente cantadas. Fue una lástima que no se escuchara el motete completo, del que sólo faltaba el aria inicial.

La segunda parte incluyó arias de Rossini y Bellini, un repertorio con el que se asocia menos a a la soprano rusa pero con el que asimismo parece muy identificada, porque en él puede exhibir las mismas capacidades que hacen de Lezneva una gran cantante del repertorio barroco. A este respecto, fue especialmente destacable la interpretación del aria de cámara de Bellini, una pequeña joya que se interpreta muy pocas veces y de la que Lezneva sabe sacar todo su inmenso lirismo. El recital se cerró con el da capo de un aria de una ópera de Nicola Porpora, en donde las agilidades volvieron a resolverse con habilidad extraordinaria. Nuevamente, fue una lástima que no se escuchara el aria completa.

El pianista Michael Antonenko realizó una labor profesional y cuidadosa, si bien no especialmente inspirada. Pudo contar, algo muy excepcional en este tipo de recitales, con la oportunidad de tocar una obra en solitario, concretamente el Impromptu Op. 90 número 3 de Schubert, que interpretó con poca intención y demasiada libertad en el tempo.

En conjunto, fue éste un concierto de magnífico nivel, que en Pamplona se recordará por la presencia de una cantante de gran calidad, destacada por su fraseo y exquisita musicalidad. Julia Lezneva es una artista  a la que conviene tener muy en cuenta.

 

 

 

 

Autor entrada: Xabier Armendariz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *